miércoles, 12 de octubre de 2011

JUICIOS CRÍTICOS


HAN DICHO SOBRE "EL AMOR INSECTO"...



DAVID ROSENMANN-TAUB: 
"Talento y limpieza. Me recuerda la personalidad del escritor ecuatoriano Demetrio Aguilera-Malta. ¿Lo ha leído usted? Le puede sorprender: en Aguilera-Malta hay un sentido muy fuerte de la naturaleza y de la familia; de lo favorable de la naturaleza, de lo peligroso de ella. Y la afinidad entre lo humano y lo bestial. En usted son evidentes el deseo de expandirse, para alcanzar la totalidad de su propio centro, y el esfuerzo por librarse de convenciones".

SAMIR NAZAL:

"Este libro es una fiesta abierta al goce, al dolor, a la reflexión, a la llamada del destino y a la acción. De riquezas abundantes, de música variada, produce la impresión de una fiesta ceremonial y ritual, una fiesta abierta a lo profano y a lo sagrado, a la oración y al frenesí. En él los seres son más humanos, complejos, destructores pero en esencia, inocentes".

CRISTIÁN MONTES:

Una de las características más determinantes de este poemario de Cristián Basso es la presencia del código de la animalidad. Allí se metaforiza lo humano en una tesitura que va desde la pulsión erótica hasta el desgarro existencial.Concluyo con una cita de Roberto Juarroz que condensa y coincide con la poética que este valioso libro de Cristian Basso nos entrega: "Lo que la poesía busca no es el confortable recurso de una respuesta, sino algo mucho más grave y más importante para el hombre, que es, ante la imposibilidad de respuestas, crearle presencias que lo acompañen (...) Y en ese enfrentarse con la muerte llega al extremo, llega a transformar a la muerte en una presencia"

VERÓNICA JIMÉNEZ:

Las imágenes de la animalidad para señalar la condición de los seres, y desde allí representar tanto la pulsión erótica como la inevitable investidura de los amantes, son algunos de los ejes poéticos que recorren con mayor insistencia El amor insecto. Menos contenido que Alalia y más apasionado en sus recursos de estilo y en sus mensajes, esta obra se entrega a la tarea de construir y desentrañar imágenes que, desde la racionalidad a la fuga sensorial, van atando y desatando cabos para hablar del amor, de la plenitud, del dolor y de la pérdida"

LUIS VALENZUELA:

"La poesía de El amor insecto de Cristián Basso (1976) de ningún modo es la del amor cursi ni la del violento que aspira a destruir ese otro que se busca, aunque a veces se acerca, cuando la situación del hablante es de ira, pese a que no la dirige a su otro. Este hablante vive un proceso de metamorfosis en el que va recorriendo una realidad compleja y a veces inteligible, que le permite ver el amor desde la cólera, el grito, la fiebre, el naufragio. Si algo se puede decir de esta poesía es que se grita, y ese grito en repetidas ocasiones se escucha y se percibe".








Credo

CREDO


No le creo a tu pasión
resuelta sobre almohadas
ni a la sangre
que en preguntas bulle.
Ya sé, la piel a los olores se acostumbra
a convertir en miel sudores agridulces.


No le creo a tu cara de ternura,
brisa calcinante sobre arena,
reptil borracho del crepúsculo,
obligado a caminar sin nombre.


No le creo a las rendijas de tus labios;
más fuerte se retorció el aire.
No le creo a tu placer,
cuchillo fiel de filo suave,
roce tras roce, llamándome al secreto
de la fiesta con campanas del deseo.
Sólo creo.


De "El amor insecto" (2003)